IGLESIA CASA DE GRACIA

QUIÉNES SOMOS

CRISTO

es el
centro
de todo

¿Qué es Casa de Gracia?

Iglesia Casa de Gracia es una comunidad de familias, hombres, mujeres y niños unidos con el propósito de vivir vidas entregadas a Jesús a través de la adoración, el estudio bíblico, el crecimiento espiritual y el servicio a los demás. Casa de Gracia fue inaugurada oficialmente el 10 de abril de 2016, nació por el deseo ardiente de servir al Señor Jesús en el contexto de una comunidad que valora la familia, trabaja en desarrollar fundamentos bíblicos sólidos, fomentar una vocación misional y sobre todo, ser centrada en Jesús como objeto de nuestra adoración.

MISIÓN

“No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.” —Salmos 115.1

“Permear la cultura por medio de la predicación del evangelio para la transformación de los individuos y las familias hacia Dios, la comunidad y las misiones.”

Nuestra misión expresa lo que esperamos convertirnos mientras perseguimos una madurez en Jesús. De esta se desprenden nuestros tres propósitos fundamentales, siendo estos ser apasionados por Dios, ser apasionados por el discipulado y ser apasionados por el evangelismo.

En Casa de Gracia por sobre todo, centramos nuestra atención en Dios. Existimos para dar gloria a Dios, ya que este es el propósito principal de la humanidad y de toda la creación (“todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado…” Is. 43:7).

Creemos que Dios es glorificado a través de vidas transformadas por el Evangelio. Creemos que sólo la obra del Espíritu Santo puede transformar la vida de las personas. Nuestro deseo es conocer, apreciar, y ver a Jesús, porque en Jesús podemos experimentar la transformadora gracia de Dios, y eso, y solamente eso nos permite caminar unos con otros de una forma distintivamente cristiana.

Nuestros

valores

Unidad

Familia

Libertad Responsable

Servicio a la comunidad

qué creemos

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,” —2 Timoteo 3.16

¿Por qué hablar de doctrina cuando estamos hablando de vidas transformadas? Porque una sana doctrina es un elemento clave en el proceso de transformación de una persona. Esta es una de las razones por las que en CDG tomamos nuestra doctrina (teología) en serio.

Casa de Gracia es una iglesia cristiana, fundamentada en un profundo respeto a la Biblia como fuente de revelación de Dios a los hombres y enfocada en la persona de Jesús como Dios y único camino para nuestra salvación. Creemos lo siguiente:

  • Dios creó los cielos y la tierra. (Génesis 1:1)
  • La Biblia como Palabra de Dios inspirada a los hombres, su infalibilidad y su inerrancia (en sus idiomas originales). (2 Timoteo 3: 16; 2 Pedro 1:20-21; Proverbios 30:5; Salmo 12:6, 19:7-11; 119:42; Juan 17:17)
  • Creemos en un Dios, que existe eternamente en tres personas distintas pero iguales en sustancia y atributos: Padre, Hijo y Espíritu Santo. (Deuteronomio 6:4; Isaías 45:5-6, 46:9-10; Juan 17:3; 1 Corintios 8:4-6, 12:4-6; 1 Timoteo 2:5; Génesis 1:26; Salmo 110:1; Mateo 3:13-17, 28:17-20; 1 Corintios 12:4-6)
  • Creemos que nuestro Señor Jesucristo es Dios, Dios hecho hombre (100% Dios, 100% hombre), en su nacimiento virginal, en su vida sin pecado, en sus milagros, en su muerte sustitutiva y expiatoria a través de su sangre derramada, en su resurrección corporal, en su ascensión física a la diestra del Padre, y en su regreso personal en poder y gloria. (Mateo 1:20; Lucas 2:52; Juan 1:1-4; Colosenses 1:15-20; Hebreos 1:1-3; Juan 1:29; 10:1-18; Romanos 3:25-26; Romanos 5:8, 1 Corintios 15:1-4; 2 Corintios 5:21; Hechos 1:9-11 Gálatas 1:4; 1 Pedro 3:18)
  • La Iglesia como medio utilizado por Dios para reunir a los suyos, evangelizar y enseñar las verdades contenidas en la Biblia. (Isaías 52:7; Mateo 10:5-25; 28:18-20; Lucas 4:18-19; 24:46-47; Hechos 28:31; 2 Timoteo 4:1-5; Hebreos 10:23-25; 1 Pedro 2:4-5, 9-10)
  • La dignidad de la persona humana, hombre y mujer, como individuos creados por Dios, a su imagen y semejanza, para Su gloria. (Génesis 1:27)

confesamos la fe reformada, en nuestro entendimiento de la salvación

  • Creemos que Dios creó al hombre y a la mujer en un estado de perfección, sin pecado, con dignidad particular como los portadores de su imagen en la tierra. (Génesis 1:26-30)
  • Creemos que nuestros primeros padres pecaron contra Dios y desde ese momento toda persona es un pecador por naturaleza y elección propia, y todo nuestro ser está manchado por el pecado (por ejemplo: razonamiento, deseos y emociones). Por el pecado fuimos constituidos en enemigos de Dios y no podemos hacer nada para cerrar la brecha entre Dios y nosotros. (Génesis 3; Romanos 3:9-18, 5:12-14)
  • Creemos que las consecuencias del pecado de nuestros primeros padres son:
    1. La separación de un Dios Santo y la muerte eterna de cada persona
    2. El quebrantamiento de las relaciones entre personas
    3. El quebrantamiento de las relaciones de las personas con toda la creación. (Génesis 2:15-17; 3:16-19; Romanos 5:12, 6:23; Santiago 1:14-15)
  • Creemos que Dios en su incomparable amor y misericordia ha optado por elegir a algunas personas para la salvación, a pesar de no estar obligado a salvar a nadie del justo y merecido castigo del infierno. (Juan 1:12-13, 6:37-40, 10:25-30; Hechos 13:48; Romanos 3-4, 8:31-39, 9:1-23; Efesios 1:4-5, 2:8-10; Filipenses 2:12-13; Tito 3:3-7; 1 Juan 1:7,9)
  • Creemos que la salvación de los elegidos fue predestinada por Dios en la eternidad pasada. (Romanos 8:29-30; Efesios 1:4-5, 2:8-10)
  • Creemos que la salvación de los elegidos fue realizada por la vida sin pecado, la muerte expiatoria y vicaria, y la resurrección literal y física de Jesucristo. (Mateo 1:20; Lucas 2:52; Juan 1:1-4; Colosenses 1:15-20; Hebreos 1:1-3; Juan 1:29; 10:1-18; Romanos 3:25-26; Romanos 5:8, 1 Corintios 15:1-4; 2 Corintios 5:21; Hechos 1:9-11 Gálatas 1:4; 1 Pedro 3:18)
  • Creemos que la salvación de los elegidos es por fe a través de la gracia de Dios únicamente, y que la evidencia de esta salvación es una obra empoderada por el Espíritu Santo que se muestra sucesivamente en el continuo arrepentimiento del pecado y la fe en Jesucristo, que conduce a las buenas obras. (Efesios 2:8-9)
  • Creemos que el sacrificio de Jesús en la cruz es completo y suficiente para el perdón de los pecados pasados, presentes y futuros. (Hebreos 9:12)
  • Creemos que la gracia salvadora de Dios es en última instancia irresistible y que Dios puede ablandar incluso el corazón más duro y salvar al peor de los pecadores de acuerdo a Su voluntad. (Juan 6:44)
  • Creemos que la adoración a Dios es el fin para el cual las personas fueron creadas. (Daniel 4:34-37; Romanos 11:33-36; 1 Corintios 10:31; 1 Pedro 4:11)

Somos relevantes, en nuestra relación con Dios

  • Creemos en la supremacía y soberanía de Dios sobre toda la creación. Dios es distinto de la creación, está por encima del orden natural de la creación pero está cercano y participa en la historia de la creación. (Salmos 115:3, 135:6; Efesios 1:3-14; Romanos 8:26-38)
  • Creemos que el mensaje de la Palabra de Dios es relevante para todas las personas, en todo tiempo y en toda cultura. En este sentido es relevante contextualizar sin comprometer el mensaje. (2 Timoteo 3:16)
  • Creemos el propósito de la Biblia es revelarnos a Dios y su carácter, y al hacerlo nos presenta mandamientos para cada área de nuestra vida que debemos obedecer y a la vez nos muestra nuestra desesperada necesidad de Él para poder realizarlos y su gracia y perdón cuando no lo hacemos. (2 Timoteo 3:16-17, 1 Pedro 1:21; 1 Samuel 3:21)
  • Creemos que a Dios le importa la manera en vivimos y tiene algo que decir con respecto a ello. (Romanos 15:4; Deuteronomio 29:29; 1 Corintios 10:11; 2 Timoteo 3:15-17)
  • Creemos que siempre hay gracia para cuando fallamos. (Santiago 4:4-6; Efesios 2:4-9)
  • Creemos que lo hacemos debe ser congruente en lo que decimos creer. (1 Timoteo 4:12-16)

Somos misionales, en nuestra relación con nuestra comunidad y el mundo

  • Creemos que el evangelio debe ser proclamado con pasión, urgencia y de forma efectiva a todas las personas, para que todo el que crea pueda ser salvo, por medio de la predicación de la Palabra de Dios, por el poder del Espíritu de Dios. (Mateo 28:18-20; Juan 16:13; Lucas 24:46-47; Hechos 28:31; Romanos 10:14-15; Efesios 3:10; 2 Timoteo 4:1-5; Hebreos 10:23-25)
  • Creemos que nuestras iglesias locales deben ser fieles al contexto en constante cambio de la cultura(s) en la que ministran. (1 Corintios 9:19-23, Jeremías 29:9, Hechos 17:16-33).
  • Creemos que nuestra misión es llevar a la gente a la iglesia para que puedan ser entrenados para salir a su cultura como misioneros eficaces. (Hebreos 10:23-25, 1 Pedro 2:9-10)
  • Creemos en la responsabilidad del creyente como ministro de la reconciliación, llamado por Dios para ser instrumento suyo, empoderado por el Espíritu Santo, en el plan de redención del mundo a través del evangelismo, el servicio y el testimonio personal de vida. (2 Corintios 5:11-21)

creemos en el empoderamiento del espíritu santo, en cada aspecto de nuestra fe

  • Creemos que el Espíritu Santo es Dios y la tercera persona de la Trinidad. (Mateo 28:19; 2 Corintios 13:14; 1 Pedro 1:2; Génesis 1:2; Éxodo 31:3-5; Mateo 1:18, 3:16; Lucas 4:1)
  • Creemos que todo creyente es sellado por Espíritu Santo en el momento de su salvación (Efesios 1:13), sin embargo creemos que puede existir un empoderamiento del Espíritu Santo que es un evento distinto, aunque no necesariamente separado de la salvación.
  • Creemos en el ministerio presente del Espíritu Santo que mora en el cristiano haciéndole posible vivir una vida santa. (Lucas 4:1-2; Juan 14:26, 16:8,13; 1 Juan 1:7; Romanos 8:13-14)
  • Creemos que sin el Espíritu Santo ninguna parte de la vida de un cristiano es posible (arrepentimiento, fe, regeneración, santificación). (Juan 1:12-13, 3:1-15, 14:26; 16:12-15; Hechos 2:14-21; Romanos 8:9,16; 2 Corintios 1:21-22)

somos una iglesia confesional

Nos adherimos a las siguientes confesiones y declaraciones de fe:

  • La Declaración Ligonier sobre Cristología: El Verbo se hizo Carne
  • La Declaración de Chicago Sobre Inerrancia Bíblica
  • Confesión Bautista de Londres
  • Las 5 Solas de La Reforma
  • Las Doctrinas de la Gracia

Algunas cosas que no somos, y vale la pena mencionar

  • No somos liberales que abrazan la cultura mundana sin discernimiento y comprometen los distintivos del evangelio, sino cristianos que creen que las verdades de la Biblia son eternas y por lo tanto apropiadas para todo momento, lugar y persona. (2 Timoteo 3:16)
  • No somos fundamentalistas que se retiran de la participación en el mundo y la transformación, sino misioneros fieles tanto al contenido de las Escrituras y el contexto del ministerio. (Lucas 24:46-47; 1 Corintios 9:19-23: Hechos 17:16-33).
  • No somos aislacionistas sino buscamos asociarnos con los cristianos de ideas afines para la edificación del Reino de Dios. (Mateo 28:18-20; Romanos 10:14-15; 1 Corintios 1:10-13)
  • No somos igualitarios sino complementarios. Creemos que Dios creó a ambos, hombre y mujer, a su imagen y semejanza pero con roles distintos, por lo tanto los hombres deben dirigir sus hogares y los ancianos / pastores (masculinos) deben conducir sus iglesias con amor como Jesucristo. (ver anexo) (Génesis 1:27; 1 Corintios 11:2-16, 14:33-35; Efesios 5:22-33; Colosenses 3:18-19; 1 Timoteo 2:8-15; 1 Pedro 3:1-7)
  • No somos relativistas religiosos, creemos que la Verdad es una, absoluta y conocible, creemos que no hay salvación fuera de la fe en Jesucristo. Con gusto aceptamos las Escrituras como nuestra autoridad más alta sobre cosas tales como la cultura, la experiencia, la filosofía y otras formas de revelación. (Salmos 19:7-11; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:20-21)
  • No somos moralistas que solamente tratan de ayudar a las personas a vivir una buena vida, en su lugar somos evangelistas, trabajando para que las personas se conviertan en nuevas criaturas en Cristo. (Juan 3:18, 14:6; Hechos 4:12; Romanos 3:21-26; 1 Timoteo 2:5-6)
  • No somos polemistas que creen que es nuestra tarea combatir toda enseñanza falsa, sin embargo somos apasionados en la preservación de la integridad del evangelio de Jesucristo y batallamos intencionalmente contra toda idea, filosofía o doctrina que vaya en contra del mismo. (1 Timoteo 4:1-16)
  • No somos una iglesia que compite con otras iglesias. Creemos que Dios usa de forma providencial y soberana cada una de las iglesias saludables y que todas en su conjunto son un instrumento para la predicación del evangelio.

CATALIZADORES DE

transformación

¿Cómo se produce la transformación en la vida de las personas? ¿Habrá cosas que como iglesia podamos hacer para facilitar el proceso de transformación? Creemos que sí. A través del ejemplo de ministerios más experimentados, hemos identificado algunas prácticas o situaciones que creemos ayudan a facilitar la transformación en la vida de los creyentes.

Un encuentro con el poder de Dios

Enseñanza práctica

Disciplinas privadas

Ministerio personal

Relaciones providenciales

Eventos circunstanciales

SÓLO

Jesús
salva

logo-coming-soon

suscríbete a nuestro boletín de noticias

síguenos en

nuestra ubicación

ver mapa

somos miembros de la red de iglesias que plantan iglesias

© 2016 CASA DE GRACIA. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Contáctanos

Escríbenos, en breve te responderemos.

Start typing and press Enter to search