La entrada triunfal

Jesús entró triunfante a Jerusalén, no para derrocar a Roma, sino para derrocar a Satanás, la esclavitud al pecado y la muerte.